LA ARQUITECTURA ES UN NEGOCIO

Actualizado: jun 25

La formación escolar del arquitecto tiende a alimentar la creación artística de sus alumnos. Muchos estudiantes podrían entender a la arquitectura como una carrera "cool" o de status social. Y algunos se ven a futuro a sí mismos como rock-stars de la profesión.

Los planes de estudios de la mayoría de las escuelas se limitan a enseñar a sus alumnos a dominar la arquitectura, pero no a ser verdaderos emprendedores. Existen muchísimas facultades, que año tras año incorporan al mercado más arquitectos, que buscarán a su vez encontrar trabajo:


· Como empleados (iniciativa privada, dependencias públicas).

· Como investigadores / docentes.

· Como emprendedores de su propio negocio.

· Desempleados, artistas, otros giros…


Para explicar más mi punto, me gustaría regresar a la pregunta más básica acorde al tema: ¿Qué es la arquitectura? La definición que considero más acertada sería: es la ciencia, técnica y arte de crear espacios.

Diría el arquitecto Humberto Ricalde, la arquitectura no se enseña…se aprende. Si no tienes alma de arquitecto, difícilmente podrás ser un profesional de la arquitectura.


Rara vez se oye que el arquitecto estudió con un deseo de hacer negocios y la arquitectura era su medio elegido para tal fin. Más bien, hacer negocios es necesario para seguir su vocación hacia la arquitectura. El mercado está lleno de arquitectos capaces pero que saben muy poco acerca del funcionamiento de una empresa.

Nómina, recursos humanos, marketing, ventas y administración son temas extraños. Ellos quieren los trabajos, pero no saben cómo conseguirlos. Hay una gran diferencia entre ser un buen arquitecto y ser un arquitecto empresario.


El arquitecto debe provocar en sus clientes el interés por el arte y la estética, pero también debe asesorar en temas importantes como la función, el proceso y tiempos de construcción, costos, viabilidad, inversión, rentabilidad, normatividad, entre otros. Y además se debe de satisfacer las necesidades del cliente con respecto a la demanda de espacio.



UNA DOSIS DE REALISMO


Si tu firma de arquitectura no es un negocio, no es rentable, tarde o temprano acabará cerrando y... ¡se acabó eso de hacer arquitectura! Las firmas, si quieren sobrevivir deberán pensar en visión empresarial, estar organizados para ser rentables, generar beneficios. Un emprendedor es el que sueña y arranca el negocio, empresario es el que lo madura y lo hace crecer.


ENTONCES, ¿SER EMPRESARIO?


Normalmente los empresarios aman su negocio, es como un hijo al cual concibieron, vieron nacer, que cuidaron desde pequeño y por el cual se han esforzado, pasado desvelos, alegrías y tristezas. Les ha hecho sentir orgullosos sí prospera y les hará sentir devastados si muere. Y esto va mucho más allá del simple interés monetario. Así como se estudia arquitectura para ser arquitectos, es necesario estudiar empresa para ser empresario.

Se debe aprender de todas las actividades de la empresa, tanto técnicas (diseño, construcción) como administrativas y de organización (flujos financieros, impuestos, recursos humanos).

El que crea que ya va a dejar de estudiar, está equivocado, de hecho el verdadero aprendizaje apenas empieza, y lo mejor, lo hace uno por propia convicción.


NO SE TRATA DE SER SUPERHÉROE


Al principio uno inicia solo, después es necesario una estructura organizada (trabajar en equipo, divide el trabajo pero multiplica los resultados).


· Define el tipo de servicios que quieres ofrecer y al cliente objetivo.


· Define el nombre y logotipo. Deben atrapar la atención.


· Al principio atiende obras pequeñas que puedas controlar.


· Domina los presupuestos de tus servicios para obtener utilidades.


· Integra un equipo interdisciplinario y consultores externos.


· Busca asesoría legal, fiscal, de recursos humanos, marketing etc.


¿COMO CONSTRUIR LA EMPRESA?


¿Mi sueño satisface una necesidad del mercado? Si tu respuesta es si, ya tienes resuelto la mitad del camino. Ahora solo te falta abundar en el tema de: Como hacerlo.


1. MISIÓN. ¿Qué voy a hacer?.


2. VISIÓN. ¿Dónde me veo en el futuro haciendo lo que hago?.


3. NICHO DE MERCADO/ ESPECIALIZACIÓN. ¿A quién voy a dirigir mis servicios?.


4. PROCESOS. ¿Cómo lo voy a hacer?.


5. EQUIPO. ¿Qué colaboradores voy a tener?, acércate a gente con experiencia en cada ramo. Trabajar en equipo divide el trabajo pero multiplica los resultados.

6. IMAGEN CORPORATIVA. Esto es de las cosas más importantes para el emprendedor, tu imagen es lo primero que verán tus posibles clientes. Sencillamente, es lo que se encargara de atraer o repeler a las personas de tu negocio.


7. ADMINISTRACIÓN. Es necesario tener claro cuáles son los recursos de nuestro estudio para planificarlos, organizarlos y controlaros de manera que se pueda obtener el mejor provecho de los mismos (Recursos humanos, materiales, tecnológicos y económicos).


8. LEGAL. Muchas veces cuando un arquitecto empieza un negocio, lo mueven las ganas de emprender; pero no solamente una buena idea y un buen cliente es suficiente. Debemos tener la solvencia jurídica para proteger a nuestro cliente y a nosotros mismos de posibles imprevistos en servicios de diseño o construcción. Como emprendedor se puede registrar como persona física con actividad empresarial o formar una sociedad mercantil.


9. FISCAL. La contabilidad fiscal nos marca la pauta de los impuestos gubernamentales que hay que pagar. Además, si queremos aspirar a mejores proyectos o apalancar nuestra empresa con dinero de terceros, debemos estar al corriente con estas obligaciones y ser transparentes. De esta manera daremos confianza nuestros posibles clientes y/o inversionistas.


10. FINANCIERO. Es el cuidado de los recursos económicos. Una buena gestión financiera puede hacer crecer la empresa o, de lo contrario, llevarla a la bancarrota. El seguimiento continuo del estado financiero de las empresas es una herramienta fundamental para la toma de decisiones estratégicas de la misma.


11. CAPACITACIÓN CONTINUA. Estamos en tiempos de grandes cambios en la manera de hacer las cosas; todos los días hay innovaciones en todos los aspectos de la vida profesional del arquitecto. Estudiar y capacitarse continuamente nos garantiza estar actualizados para dar cada vez mejores servicios.


12. VENTAS. Si no sabemos vender nuestros servicios trabajaremos mucho toda la vida pero por muy poco dinero, seremos pobres y felices o lo que es peor pobres e infelices. Entonces debemos aprender a vender nuestros servicios profesionales y dejar de quejarnos diciendo que “vender no nos gusta”.



“Nada sucede en una empresa hasta que alguien vende algo”.


Guillermo Vázquez

0 vistas

© 2019 Hecho por Zalus Team

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon